Bodega Trivento presentó su nueva línea Gaudeo Single Vineyard que consiste en tres malbec, todos cosecha 2015 y provenientes de diversas regiones del Valle de Uco: Paraje Altamira(San Carlos), Gualtallary(Tupungato) y San Pablo(Tunuyán).

Sinceramente estaba esperando el lanzamiento de esta línea con mucha ansiedad ya que vengo siguiendo de cerca el trabajo que esta haciendo la bodega ya sea en alguna oportunidad en que los visité en Mendoza y varias otras a través de presentaciones en Buenos Aires.

Más allá de todo ello, en lo personal, cada vez que descorcho un vino estoy siempre esperando que me diga cosas que le aporten una personalidad, que lo hagan único.

Esa característica puede tener que ver con la interpretación de cada hacedor, cuánto puede haber influenciado la marcha climática en ese año, o las características propias que imprimen el lugar de donde provienen sus uvas y es justamente por ahí que va la búsqueda del equipo de Trivento, que como bien aclaraba su enólogo Germán Di Césare al momento de presentar esta nueva linea – pretenden que la gente pueda conocer sobre estos lugares a través de Gaudeo.

Para ello su trabajo es tomar las decisiones correctas para que todo lo que hagan potencie al máximo la identidad de cada uno de ellos.En líneas generales, cuando se buscan vinos representativos del terroir, al menos en los casos que me toca conocer y que casualmente tienen que ver con los del Valle de Uco, creo que la diferencia está sobre todo en cómo los vinos se desarrollan en boca.

Me pasó ahora con los Gaudeo, pero es lo que también percibí en otros proyectos que eligieron ir por este camino, el de vinos que quizás hayan tenido que resignar intensidad aromática y potencia para dejar translucir ciertas sutilezas que tienen que ver con sus orígenes.

Pensemos que si bien en el caso de las tres regiones mencionadas tienen cosas en común, porque las distancias, alturas y tipos de suelo, en varios puntos son cercanos, también hay algunas características que distinguen a cada uno de ellos y quedan reflejadas en los vinos cuando se busca que así sea, sobre las mismas trataré de contarles de la manera más clara luego de mi experiencia en la degustación.

Cuando pruebo el Gaudeo SV Paraje Altamira lo encuentro particularmente elegante en nariz, expresivo pero sutil, además de la fruta de Uco esperable quizás posee también algo floral. Cuando va a la boca encuentro cierta textura, como un entrelazado entre una rica fruta y “crujiente” acidez, sensaciones que cada vez distinguimos más en vinos de la zona y confío en que pueden gustar a un amplio espectro de consumidores, dejando en el recuerdo esa sensación de que el último sorbo siempre te invita a uno nuevo.

La IG Paraje Altamira está en la parte sur de Valle de Uco, a 1070 metros de altura sobre el nivel del mar, donde prevalecen suelos pobres y con buen drenaje.

Gualtallary es la localidad más al norte de las tres, su suelo también es pobre, pedregoso, heterogéneo, calcáreo (con abundante carbonato) y a diferencia de Altamira tiene más arena sobre la superficie lo cual provoca refracción del sol y adelanta el momento de cosecha, según lo explicaba Geri. Curioso ya que si bien Altamira se encuentra a menor altura que Gualtallary (1300 msnm), en este último la cosecha se adelanta entre 10 y 15 días, algo que ya le escuche decir a varios productores – no te podes relajar porque te demoraste un día y la fruta se puede pasar fácilmente, la ventana óptima de cosecha es muy chica – de hecho cuando el de Gualta va a la boca tiene una frutuosidad mucho más intensa, como que diera la sensación de tener más de volumen, es más directo, con cierta rusticidad o salvajismo ya reconocible.

A ciegas, cuando nos empezamos a familiarizar con Gualta, creo que es el que más fácil se distingue y qué importante es que esto ocurra cada vez más seguido porque habla de una destacada personalidad.

Durante la degustación Geri quiso resumir a cada uno de los vinos con un concepto, por eso para el de Altamira utilizo la palabra “textura”, para Gualta la palabra “jugoso” y en el de San Pablo la palabra fue “tensión”.
Claramente él también recomienda poner el foco en las sensaciones en boca.

San Pablo, comparado con las anteriores, es la que menos conocemos pero yo tengo el antecedente de que muchas veces me gustaron vinos provenientes de este lugar, que a diferencia de las otras zonas, tiene un promedio de temperaturas medias más bajas en general a lo largo de todo el año, el ciclo en las plantas tiende a comenzar bastante más tarde y por ende el momento de cosecha demora más en llegar; la planta tiene una maduración más lenta, concentrando más naturalmente, todo debido a tener una altura mayor (1480 msnm).

Al servirlo ya a la vista se percibe con mayor profundidad en su color, en nariz es donde siento como un “mar de fruta” más fresca que los anteriores y con destellos de hierbas silvestres, pero es en la boca donde encuentro que su paso amplio, plano y sostenido marca una nueva diferencia respecto a sus pares, pareciera que fluye con energía, y la palabra “tensión” que nos anticipaba Geri, encaja mejor que nunca para describirlo. San Pablo se encuentra cercano al río Las Tunas y tiene suelo aluvial con alta presencia de carbonatos.

En todos los casos la elaboración siempre fue con levaduras indígenas, y con respecto a la crianza la misma fue bastante similar para los tres vinos.Utilizaron fudres de 5000 litros, combinando de 1er y 2do uso, entre 14 y 16 meses en los primeros, y de 1er uso únicamente en el de San Pablo. Geri agrega que a iguales condiciones los vinos de San Pablo siempre necesitan más tiempo en botella para redondearse, ya que poseen gran contenido de ácido málico y concentración polifenólica.

Luego de probar, disfrutar y volver a probar los tres vinos para distinguir sus diferencias, los imagino que pueden tener una buena evolución en botella, 5, 10 años cómodamente y me nace una nueva pregunta: ¿Esas diferencias que destacábamos con los años se notarán más? ¿Ó menos?. Qué lindo ejercicio será repetirlo en el futuro!

Claramente nos falta historia pero por suerte cada vez son más los que se están ocupando de construirla.

En esta cosecha se hicieron aproximadamente 2000 botellas de cada etiqueta que para una bodega de las dimensiones de Trivento es una cantidad muy baja pero lo importante va mucho más de fondo, y al menos para mi como consumidor, comerciante y comunicador, vinos así me ayudan a entender mejor cuál es el potencial de cada región.

Malbec del Valle de Uco hace una decena de años podíamos pensar que se trataba de un sólo tipo y hoy, gracias a la búsqueda, el trabajo, la investigación, comunicación de productores, técnicos , bodegas y el día a día, resulta y nos motiva a un continuo descubrimiento.

Aprender, sorprenderse, “disfrutar”, al igual que Geri que cuando comenzaba la charla e intentaba explicar el significado del nombre Gaudeo, proveniente del latín gaudere, que precisamente también significa “disfrutar, alegrarse”, porque es lo que le pasa a él cada vez que le toca a ir a cada uno de esos lugares para hacer el seguimiento de las fincas, y justamente lo que me pasa también a mi cada vez que descorcho un vino y me sorprende porque cuenta con una personalidad que lo hace único y especial.

Leave a Reply